La adicción a la cocaína puede conllevar numerosos problemas psicológicos, neurológicos, familiares, laborales y sociales. La deshinibición de los impulsos pone en serio riesgo tanto a la propia persona que consume como a los que le rodean.

El tratamiento de la adicción a cocaína puede hacerse de forma ambulatoria, en la consulta del profesional, si el afectado por la adicción dispone de apoyo social o familiar, y si el consumo no es excesivo. En caso contrario, podría ser necesario el ingreso hospitalario.

Es muy habitual que el consumo de cocaína se produzca en combinación con otras drogas, y de un modo muy especial en combinación con alcohol. Por tanto, la intervención es compleja, pero con el debido soporte familiar y con una intervención adecuada que abarque posibles psicopatologías que pueden ser causa o consecuencia del consumo, es posible encontrar una solución al problema.

Juan Manuel Rodríguez Jiménez

 

Juan Manuel Rodríguez, colaborador con Clínica Cita (Barcelona)

contactar




tratamiento juego patologico
tratamiento de opiáceos